10 Sep 2019 | Guy Thomas

Cuidado del equipo de buceo – Secado y guardado de su equipo

Después de revisar la mejor manera de limpiar y enjuagar tu equipo, echemos un vistazo más de cerca a cómo secarlo y guardarlo.

Por supuesto, lo que sigue son reglas generales y consejos, y no pretenden sustituir a los manuales de usuario de ningún equipo, por lo que también puedes consultarlos para obtener instrucciones más específicas.

Cómo secar correctamente tu equipo

Efectivamente, el Sol secará tu equipo más rápidamente, pero la exposición prolongada a los rayos UV hará que los colores se desvanezcan (efecto blanqueador) y los hará parecer desgastados y en mal estado, antes de lo que crees. La luz solar puede deteriorar los trajes de neopreno, latiguillos, juntas tóricas, juntas de látex o caucho, y todos los materiales plásticos, e incluso, cremalleras. Si exponemos el neopreno a altas temperaturas, también perderá su elasticidad.

Cuelga tu equipo en el exterior, idealmente a la sombra, y luego guárdalo en el interior. El secado de materiales en una habitación bien ventilada también es una opción, pero ten cuidado de no colocarlos junto a los calentadores, para evitar el peligro de incendio y daños a tu equipo.

Seca los artículos de neopreno del revés, para proteger la capa externa. No utilices ningún dispositivo de secado: sólo reducirás su vida útil. Existen secadores eléctricos específicos para secar escarpines y guantes, pero se necesita prestar atención para evitar el sobrecalentamiento y el fuego.

Cuelga tus trajes secos (neopreno o trilaminado) del revés, con el uso de una percha apropiada. Esta posición, ya sea del derecho o del revés, permitirá drenar el agua restante.

Respecto al chaleco (BCD), secar la parte externa no es un problema, pero secar el interior ya es otra historia. La forma más fácil es inflar el BCD y drenar el agua retenida a través de la tráquea o de las válvulas de descarga. Repítelo un par de veces para obtener mejores resultados, luego deja el BCD inflado y a secar. Trata las boyas señalizadoras (DSMBs) de manera similar: desenrolladas y colgadas, y parcialmente infladas.

Algunas zonas de las máscaras de buceo - como la que hay entre la nariz y el vidrio - son propensas a los depósitos de cal. Seca estas partes con un paño o una toalla, y prolonga su vida útil.  

Los aletas son más resistentes, pero tampoco les favorece el calor extremo. Durante el secado al Sol, evita colocar otros artículos sobre ellas. Las aletas pueden deformarse y curvarse cuando se someten al calor, y esto puede afectar su eficiencia.

Guardarlo apropiadamente

Guarda siempre los artículos en un lugar fresco y seco, protegido de la luz solar y de las altas temperaturas (por encima de los 49ºC). Mantenlos alejados de cualquier fuente de ozono, cloro o gases de escape, y evita el contacto o la exposición al petróleo, disolventes, gasolina y productos químicos.

Mantén tu BCD parcialmente inflado cuando lo guardes y también puedes utilizar perchas especiales, donde podrás colgar también los reguladores. Los reguladores también puedes guardarlos en una bolsa o una caja, pero siempre asegúrate de que los latiguillos estén bien doblados y no queden "pinzados". Las bolsas de protección para su almacenamiento y transporte ayudan a guardar de manera segura a esta preciada pieza de tu equipo.

Antes de guardarlos, asegúrate de que los trajes secos estén realmente secos, sin rastro de humedad dentro o fuera. Lo mejor es colgarlos boca abajo (con la cremallera cerrada) usando una percha específica para colgar  trajes secos, que evita los puntos de presión en los hombros, o guárdalos estirados, horizontalmente, ¡sin objetos pesados sobre ellos para evitar deformaciones o pinchazos! ¿Espacio limitado? Simplemente evita doblar o pinzar la cremallera, ya que esto podría dañar una parte crucial (¡y costosa!) de tu traje. Mantén las cremalleras limpias y aplica un lubricante adecuado. Utiliza talco sin aroma en los cuellos y manguitos de látex, ya que pueden deteriorarse fácilmente, pegarse y, en última instancia, desgarrarse. 

Guarda máscaras y snorkels por separado, preferiblemente en sus propias cajas, protegiendo sus componentes de silicona. Lo mismo vale para los ordenadores de buceo, una valiosa pieza del equipo que hay que mantener a salvo de daños.

Retira las baterías de los focos y las diferentes linternas de buceo, antes de guardarlas, especialmente durante períodos más largos. Las baterías pueden tener fugas y su ácido dañará tu equipo - ¡Aquí encontrarás un artículo específico sobre cómo transportarlas cuando se viaja!

¿Y las botellas? Evita que la humedad entre en su interior, aunque es difícil controlarlo ya que, en parte, depende de la estación de carga que utilicemos. Lo que puedes hacer es evitar almacenar los tanques completamente vacíos, dejando así algo de presión en su interior. Incluso pequeñas cantidades de humedad pueden causar corrosión en su interior, así que no las almacenes acostadas, ya que las paredes son más delgadas que la parte inferior. Coloca el cilindro en posición vertical, correctamente asegurado, para evitar caídas. En caso de que caiga, el hecho de que esté casi vacío no lo hace más seguro, ya que las griferías pueden dañarse y causar accidentes graves y lesiones al llenarse.

No mantengas los cilindros llenos si planeas almacenarlos durante un largo período: con el tiempo, la oxidación podría reducir el porcentaje de oxígeno en su interior. 

Utiliza un tapón para la grifería y así evitar que el polvo o las impurezas se depositen en su interior o, incluso, en la primera etapa (o en su filtro sinterizado). Esto es especialmente importante cuando se utilizan mezclas de aire enriquecido y artículos limpiados para su servicio con oxígeno.

¿Listo para su uso? 

Limpiar, secar y guardar el equipo no lo deja automáticamente listo para usarlo de nuevo. En nuestro próximo artículo vamos a echar un vistazo más de cerca a cómo asegurarse de que tu equipo está listo para ser utilizado.

Descarga el artículo
Comparte esto

Artículos relacionados