25 Aug 2015 | Caren Liebscher

¡No toques a la Corona de Espinas!

¡El significativo nombre de esa estrella (Corona de Espinas, Acanthaster planci) ya debería darnos una pista! 
Sin embargo, si ya lo hiciste, ve al hospital rápidamente. Necesitarás atención médica inmediata. Y esperar sólo empeorará las cosas...

Es un hermoso día en una muy remota isla tropical situada en el sudeste de Sulawesi, Indonesia. Nelly*, una instructora de buceo, está guiando a cuatro buceadores experimentados durante una inmersión, a lo largo de una espectacular pared de coral, cerca del centro de buceo. La inmersión está resultando muy agradable y relajada, sin ningún tipo de corriente. Todo va bien hasta que, hacia el final de la inmersión, mientras se gira para hacerles al grupo la señal de subir, después de la parada de seguridad, Nelly golpea accidentalmente una estrella de mar corona de espinas, con el dedo índice de la mano derecha y se clava profundamente tres espinas venenosas. A bordo se quita las espinas, se limpia la mano, la sumerge en agua caliente y finalmente desinfecta la herida con Betadine. El dolor es insoportable. A pesar de este tratamiento de primeros auxilios, al día siguiente su dedo está peor e inflamado. Como la isla es muy remota, no hay médicos. De todos modos, decide no llamar aún a DAN y empieza a automedicarse: primero, con ibuprofeno y, más tarde, por la noche, toma un antibiótico similar a la penicilina, ya que su dedo está cada vez peor. Sin embargo, teniendo en cuenta las circunstancias, Nelly todavía se encuentra bastante bien: no tiene náuseas ni vómitos, y sus heridas son pequeñas, afectando únicamente a la mitad de su dedo índice, con hinchazón en la zona adyacente de la mano.

Como el antibiótico no puede actuar eficazmente en ese estado, el dedo está aún más hinchado al día siguiente. Entre los invitados se encuentra un cirujano estadounidense que le recomienda viajar a Bali para recibir tratamiento hospitalario decente si el dedo no mejora en las próximas 24 horas. Sin embargo, salir rápidamente de la isla, es todo un reto. Los aviones van y vienen sólo una vez a la semana. Pero Nelly tiene suerte. Sólo tres días después del incidente hay un avión a Bali: ahora sí contacta con DAN Europe y, después de obtener autorización para cubrir los costes del viaje y los gastos médicos, embarca.

Una vez en Bali, visita el hospital internacional ** en Denpasar. Diagnostican una infección secundaria debido al contacto con vida marina y le prescriben más antibióticos (clindamicina) y todo un abanico de analgésicos.

Durante las siguientes dos semanas tiene que permanecer en Bali como paciente externa y regresar al hospital varias veces. La infección secundaria ha provocado un absceso que tienen que abrir y llevar a cabo un análisis de laboratorio. A pesar de los antibióticos, el dedo no está mejorando. Una radiografía finalmente revela que todavía hay restos de espinas incrustadas en el tejido blando de la mano. Durante los siguientes cuatro días, tienen que abrir el dedo un par de veces más y administrarle más antibióticos y analgésicos. Nelly aún no puede volver a Sulawesi y tiene que regresar al hospital para un tratamiento de emergencia. Finalmente, tres semanas más tarde, con el "OK" del médico, Nelly regresa a su peuqeña isla y empieza a bucear de nuevo.

Un mes después, Nelly regresa al hospital de Bali para una visita de control después del último desbridamiento de la herida. La situación ha empeorado: su dedo sigue estando aún rígido, rojo e hinchado, y aún nota un dolor palpitante. Después de su regreso al centro y bucear de nuevo, la herida ha empeorado. Ella ha mantenido la aplicación de pomada antibiótica y dos de las tres heridas, de hecho, han sanado, pero la tercera sigue dando problemas. El movimiento de su dedo está limitado y lo nota adormecido pero, por suerte, no hay pus en la herida. El cirujano del hospital necesita comprobar que no quede ningún cuerpo extraño todavía dentro del tejido. Una nueva radiografía revela que todavía queda un cuerpo extraño en el interior de los tejidos blandos del dedo de Nelly, causando la hinchazón y la inflamación en curso.

Una vez más, otros 14 días (!) como paciente externo en Denpasar. Un cirujano ortopédico vuelve a abrir la herida. Por suerte, no está presente una osteomielitis - infección del hueso - pero la historia se ha alargado durante casi dos meses ... y todo esto debido a tres pequeñas espinas.

***

Cinco meses más tarde, en Italia, empieza otro día de trabajo en la vida de Julia S., Gestora de Casos de DAN Europe, que comienza la lectura de su correo electrónico. Al mismo tiempo, en una pequeña y hermosa isla de la costa oeste de Thailandia. un paraíso del buceo, Tessa, una instructora de buceo finlandesa, está desesperada. Durante su inmersión, al darse la vuelta, golpea accidentalmente una estrella de mar corona de espinas con todo su brazo. Su mano empieza a sangrar mucho. Poco después se vuelve insensible, con fuerte dolor. Las náuseas empiezan a los pocos minutos. En el barco, sumerge su mano y el brazo en agua caliente durante una hora. Sin embargo, la mano está hinchada y la piel presenta un aspecto marmóreo en todo el brazo, hasta el codo. De regreso a tierra, busca ayuda en una clínica local. El médico prescribe antibióticos pero no tiene idea de lo que es la corona de espinas. Tessa está siendo tratada como si se hubiera pinchado con un erizo de mar. Más tarde, de regreso en el centro, decide mandar un correo electrónico a DAN Europe sobre su lesión ...

Más tarde, de regreso a su resort, decide enviar un correo electrónico a DAN Europe relatando su lesión, y Julia es quién lo recibe. Cuando lee "picada por la estrella de mar corona de espinas", inmediatamente se acuerda del caso de Nelly e, instantáneamente, se pone en estado de máxima alerta. Agarra el teléfono y llama a Tessa con el fin de comprobar su estado actual. La voz de Tessa suena muy débil y ella apenas puede mantenerse despierta. Julia tiene la impresión de que la chica está a punto de desmayarse y le dice a Tessa que busque inmediatamente ayuda médica decente en Phuket. Julia recuerda el caso de Nelly y, consciente de que la lesión de Tessa es mucho más grave, sabe que tiene que actuar con rapidez. Y hace lo que suele hacer ante una emergencia de este tipo, es decir, llamar al 'Doc'. No importa si es de día o de noche, domingo o Navidad. Esta llamada va directamente a Alessandro Marroni, Presidente, CEO y Director Médico de DAN Europe, uno de los más experimentados especialistas mundiales en medicina de buceo. El Prof. Marroni da a Julia una autorización para la inmediata evacuación de Tessa, ya que teme que caiga en un shock anafiláctico, una posible reacción alérgica y potencialmente mortal, al veneno de la estrella de mar.

Mientras tanto, de vuelta en Tailandia, después de una noche de pesadilla, con un aumento del dolor, náuseas, vómitos, somnolencia extrema y fuerte dolor de cabeza, los amigos de Tessa la llevan a otro médico, a una clínica privada que se encuentra cerca. Por desgracia, hay pocos médicos conocen a la corona de espinas, aunque la ve en Google. Le administra a Tessa otro antibiótico, esta vez por vía intravenosa, y le dice que tendrá que repetir ese tratamiento en los próximos días ... En realidad, a ella se le está acabando el tiempo y las opciones.

Al mismo tiempo, en la Sede de DAN Europe, las líneas telefónicas entre Italia y Tailandia están que arden. Se organiza la evacuación de Tessa... Sólo falta una pieza vital de información que no aparece: la dirección. ¿Dónde se encuentra exactamente la chica? Si la ambulancia no puede encontrarla, la misión se habrá perdido. Y Tessa, posiblemente, también...

Por fortuna, esta vez todo transcurre bien y Tessa  se despierta en una cama de la Unidad de Cuidados Intensivos del hospital internacional, en Phuket – evacuada por DAN Europe, según lo ordenado por dos personas muy competentes, que hicieron bien su trabajo: Julia y el Prof. Marroni. Una buena mañana, de vuelta a la seguridad…

La ambulancia había llegado la noche anterior. pusieron A Tessa un goteo intravenoso y la trajeron de regreso, escoltada por una enfermera, al hospital de Phuket, donde la totalidad del tratamiento médico proporcionado está cubierto por DAN.

Ella recibió toda la atención médica que necesitaba, ya que sus síntomas eran graves (náuseas, vómitos, somnolencia y fiebre); su mano izquierda y muñeca estaban hinchadas. Padecía un dolor intenso y el brazo, la mano y dedos estaban paralizados. También presenta linfangitis y linfadenitis axilar izquierda - una señal de que su sistema inmunológico estaba muy ocupado. Un cirujano le abrió sus heridas para eliminar todas las espinas. Se le administró fuertes dosis de dexametasona y clindamicina por vía intravenosa, cada 8 horas. Puesto que ella había perdido mucho líquido, también se le administró un goteo intravenoso para reponerle líquidos. Finalmente, fue capaz de empezar a mover sus dedos de nuevo.

Seis días después del incidente, recibió el alta hospitalaria. La mano de Tessa seguía todavía adormecida pero ella se sentía feliz de nuevo. La factura final por todo el tratamiento hospitalario de 5 días ascendió a 6.000 euros. ¡Es Increíble, los enormes costos que puede causar una pequeña estrella de mar! - Un par de meses más tarde, Tessa aún notaba entumecimiento en su mano. Incluso cinco meses después del accidente, dos dedos aún no habían recuperado la sensibilidad. La curación es un proceso largo. 

El Informe médico de nueve páginas de Tessa y la extensa lista de diferentes medicamentos demuestran que el hospital de Phuket se tomó muy en serio su caso. Una prueba más de que la centralita para emergencias internacionales de DAN Europe, la red médica y la asistencia están perfectamente afinadas. Esta red se creó y todavía es gestionada por el personal de DAN Europe que se esfuerzan por dar lo mejor, como Julia, la gestora de los casos. Habla un buen número de idiomas a la perfección, es instructora de buceo y ha viajado por los océanos del Sudeste Asiático varias veces. Se necesita gente como el Dr. Marroni y Julia para establecer la diferencia y hacer que sucedan las cosas - incluso a distancia. En los casos de rápida toma de decisiones de emergencia, el buen juicio y la experiencia es fundamental para una gestión eficaz de los casos. Estas personas consiguieron ahorrarle a Tessa mucho dolor y sufrimiento innecesariamente prolongado y protegerla de una lesión que amenazaba seriamente su vida, Ellos actuaron como lo harían en cualquier otro caso o cualquier otra emergencia: dando lo mejor.

Recuadro informativo I: Lecciones aprendidas

Pon tu salud en primer lugar. Tómate seriosamente cualquier incidente con la estrella de mar Corona de Espinas. Busca ayuda inmediatamente; de lo contrario, te pondrás peor y entonces no podrás ser capaz de viajar a un hospital decente por ti mismo. El desbridamiento de espinas (sacarlas) es obligatorio. Las espinas sólo pueden ser localizadas por ultrasonidos o por radiografía. La zona lesionada se inflamará rápidamente. Huelga decir que en este tipo de lesiones se detiene cualquier actividad de buceo. -
Existen limitaciones obvias en el autotratamiento ante un incidente con la estrella de mar "corona de espinas". Una lesión como ésta requerirá una intervención quirúrgica, ¡siempre!. Las espinas se rompen con facilidad y se incrustan en los tejidos, liberando el veneno. La inflamación se produce como consecuencia de los intentos simultáneos que efectúa nuestro organismo para liberarse de un cuerpo extraño y combatir el veneno. La historia de Nelly muestra que la herida no se cura, mientras permanezca un cuerpo extraño (lleno de veneno) en el interior del tejido. POr otro lado, el caso de Tessa muestra, que una intervención médica rápida y adecuada puede acortar el sufrimiento de manera efectiva.

Recuadro informativo II: Acanthaster planci

Otros nombres: Estrella de mar o estrella de mar venenosa. Estar recubierta de una serie de largas y afiladas espinas, de unos 6 cm, llenas de veneno, de aspecto amenazador. Sus de 6 a 23 brazos y un diámetro medio de 40cm a 60 cm, ayudan a esta apariencia. Su color rojo sobre todo puede ser entendido como una señal de advertencia relacionado con su toxicidad. Su eficaz sistema defensivo la convierte en un impresionante superviviente con casi ningún enemigo depredador propio. Su hogar es donde se encuentran los más hermosos lugares de buceo - en las zonas tropicales de todo el Indo-Pacífico (Filipinas, Indonesia, Gran Barrera de Coral en Australia); además de ahí, también se encuentra en las zonas costeras del Mar Rojo y de Centroamérica, en general, y en las zonas de arrecifes de coral. ¡Cuidado! Esta estrella de mar significa un doble problema. La prevención es tu mejor amigo. Puedes protegerte a tí mismo mediante el uso de botas o escarpines de suela gruesa, guantes y ropa de protección (neopreno grueso).    

Recuadro informativo III: Excursión médica

La cortisona (pomada) es una posible automedicación de primeros auxilios que se puede utilizar para mitigar los síntomas de una dermatitis de contacto al pincharse con las espinas de la estrella de mar.
Los antibióticos y la cortisona no pueden ayudar a sanar adecuadamente la herida, siempre y cuando los restos de las espinas venenosas todavía están incrustados en el tejido. Sólo después del desbridamiento y la desinfección de las heridas, el uso de antibióticos y de cortisona son apropiados para facilitar razonablemente el proceso de curación. -


* Algunos nombres han sido cambiados




Échale un vistazo de cerca a los cursos de formación de DAN Europe, incluyendo el curso de Técnico en Medicina del Buceo (DMT) y Lesiones por Vida Marina (HMLI). Dale una ojeada a los productos para los Primeros Auxilios en la tienda online de DAN: botiquines de Primeros Auxilios / cajas / mochilas de diferentes tamaños y mucho más.

Descarga el artículo
Comparte esto

Artículos relacionados