15 Jan 2020 | Claudio Di Manao

Protocolo en el buceo: el Centro de Buceo

Llegaste a tiempo: bajaste del avión, estuviste esperando tu bolsa de viaje con el equipo de buceo, y casi lloraste de alivio cuando la viste en la cinta transportadora.

Cuando llegaste al hotel, cogiste la llave pero no te dirigiste a tu habitación: primero te apresuraste a ir hasta el centro de buceo, con tu carnet de AOWD entre los dientes. Finalmente descubriste que había una inmersión en pecios programada para el día siguiente, y reservaste tu plaza.

"¿Puedo echar un vistazo a tu cuaderno de bitácora?"

Tan pronto como la joven del mostrador pronunció la palabra, un silencio espeluznante descendió sobre el centro de buceo. Tenías ganas de desmayarte, y te pusiste pálido ante una chica de 20 años.

Sí, a los centros de buceo les importan los cuadernos de bitácora, especialmente en formato papel. Les encantan los que registran cuidadosamente sus buceos, les encanta pasar las páginas, hojearlas y soltar alguna risita ante sellos raros. Quieren desesperadamente saber dónde buceaste la última vez. No se trata de hacerse los entrometidos; es sólo por tu seguridad y la de tus compañeros de buceo. Si no dispones de un cuaderno, pueden solicitarte que hagas una primera inmersión de control.

Las inmersiones de control 

Si la palabra cuaderno de bitácora incomoda a la gente, la inmersión de control desencadena ansiedad, pánico y enojo. Especialmente si eres del sur de Europa. Si eres del norte de Europa, refunfuñarás, pero finalmente estarás de acuerdo.

Declarar que no tienes intención de demostrarle nada a nadie, no es una buena respuesta. O bien no podrás participar ni en una inmersión guiada ni tendrás tu botella y lastre, si estabas planeando bucear en solitario. Responder a un joven instructor "¡Ni siquiera habías nacido cuando aprendí a limpiar la máscara!", no te ayudará a lograr tu objetivo.

Pedir demasiado

Los buceadores generalmente sospechan que los divemasters mantienen en secreto los mejores sitios de buceo, para su propio disfrute. Esto equivale a creer que el CEO de Netflix se aísla, para ver todas las películas para él sólo. Aunque los Divemasters podrían mentir si les preguntas cuál es su sitio de buceo favorito. Si tu acuaticidad no es lo suficientemente buena, podrían mentir y sugerir un sitio de buceo más fácil. No quieren engañarte, sólo están siendo amables: no quieren que sientas envidia. Y, no confundas Europa y África con los EE.UU.: los divemasters no te servirán té o café en la neumática ni te montarán tu equipo.

El espacio en los centros de buceo se rige por una regla contraintuitiva

Es una regla universal: la superficie horizontal disponible es inversamente proporcional al tamaño del centro de buceo. Pronto descubrirás que los centros de buceo más grandes, así como sus barcos, parecen más pequeños de lo que realmente son. Esto se debe a que extiendes todo tu equipo por todas partes. Si inmediatamente organizas tu equipo en tu espacio asignado, sucederá algo increíble: tendrás más espacio para estar de pie y sentado. Esto también aumentará el buen humor y evitará que la gente tropiece en suelos inevitablemente mojados. Aunque las superficies están cubiertas por kilómetros de alfombras y esterillas de goma, son resbaladizas y, estadísticamente, son las zonas más concurridas, por donde la gente camina descalza o en chanclas.

Esparcir tu equipo por todas partes, es una amenaza para la seguridad, aunque también ayuda a establecer relaciones sociales. Parece que muchos matrimonios entre buceadores (una unión que está legalmente reconocida en muchos países) se originaron al ponerse accidentalmente partes del equipo de otra persona. Sin embargo, bucear durante toda una semana usando aletas dos tallas más pequeñas o más grandes que las tuyas, podría afectar negativamente tu comodidad y tu seguridad. Ten en cuenta que también podrías ponerte, accidentalmente, el equipo de alguien con el que no te llevaras bien.

Equipo de alquiler

El equipo de alquiler es, obviamente, un equipo usado. Encontrarás equipos nuevos de alquiler sólo si acaba de ser cambiado o si el centro de buceo es nuevo. Debes tratar al equipo del mismo modo como tratarías a los ancianos – adecuadamente y con respeto. Al igual que las personas son más propensas a arrojar colillas de cigarrillo y basura en un suelo sucio, es más probable que manipulen mal el equipo usado. Podrías sentir egoístamente que se te permite hacerlo porque no te pertenece. Un equipo defectuoso y mal cuidado, podría vengarse de los buceadores. Dejando los buenos modales y el respeto por los ancianos a un lado, el uso cuidadoso de tu equipo te ayudará a garantizar la supervivencia en un entorno no familiar. Debes devolverlo en las condiciones en que lo recibiste. Bien enjuagado, a ser posible.

Enjuague de las botellas

El área de endulzado de un centro de buceo es como una tienda de porcelana; es dónde debes tener más cuidado. La sal marina, la arena, los bacilos y los fluidos corporales pueden causar mal funcionamiento y vergüenza. Recuerda que el centro de buceo no suele usar desinfectantes por el bien del medio ambiente. Cloro aparte, si te alivias en tu traje de neopreno, ¡no lo enjuagues junto con las máscaras y los reguladores, por favor! Además, no laves los escarpines junto con los BCDs y los reguladores: la arena y la tecnología de precisión, no son compatibles. Aunque es cierto que aliviarse en un traje de neopreno es incluso recomendable si realmente estás pasando frío, nadie querrá entrar en contacto con tu orina después.

Si realmente no puedes aguantarte 

Por lo general, si alquilas un coche en el aeropuerto, no sueles orinarte en sus asientos y colchonetas. Esto también debe aplicarse a los trajes de neopreno, de alquiler. En tu propio coche, o traje de neopreno, puedes hacer lo que quieras, pero no en una pileta de endulzado compartida. Si dispones de tu propio traje de neopreno, enjuágalo por separado. ¿Y si te alivias en un traje de neopreno alquilado? Entiendo que esto es difícil de confesar, pero deberías enjuagarlo por separado y pedir un poco de jabón y desinfectante.

Consejos para los expertos

Si tu credibilidad se basa en tu rigidez, puedes olvidar el hecho de que los buceadores sólo quieren divertirse y dejar atrás el estrés. No les gustará una inmersión llevada de modo dictatorial, especialmente si cobras el precio de una inmersión estándar. Tratar a las personas en el mostrador como si fueran algoritmos, es una de las tendencias globales más peligrosas.

Proporcionar equipos revisados y bien mantenidos es un buen comienzo si deseas rodearte de personas sonrientes y evitar malos rollos. También es una buena estrategia para evitarte reclamaciones.

Nunca he visto casos de mononucleosis, o ébola, atribuibles a reguladores enjuagados en piletas de endulzado como si fueran caracoles, pero una pequeña cantidad de bicarbonato (desinfectante natural) supone una atención bienvenida. Dos piletas de endulzado, una para aletas, escarpines y trajes, y otra para BCDs, reguladores y máscaras, es mejor que una sola. Una ducha, con una pastilla de jabón neutro para que aquellos buceadores que sufrieron "un percance" puedan enjuagar su neopreno, le hará ganar a tu centro dieciocho estrellas.

Descarga el artículo
Comparte esto

Artículos relacionados