15 Oct 2021 | Michael Menduno

¿Cuándo debes cambiar tu ordenador de buceo o tu chaleco?

El buceo es una actividad que depende en gran medida del equipo. Pero, como los propios buceadores, el equipo de buceo envejece. Incluso puede quedar obsoleto, ya que el equipo se va sustituyendo por modelos más nuevos, con mejores características y mayor seguridad. ¿Cuándo deberías considerar la posibilidad de sustituir artículos caros, como tu ordenador de buceo, o ese chaleco tan gastado?

La respuesta es: depende.

Amor por el ordenador

Los buceadores no compran ordenadores de buceo nuevos todos los años, por lo que no es raro ver ordenadores antiguos durante los viajes de buceo. Pero el hecho de que esos modelos fueran las mejores opciones hace 15 años no significa que sean los ideales para usar ahora. La nueva tecnología ha mejorado la potencia de procesamiento del ordenador, la duración de la batería, la sensibilidad de los sensores y las pantallas de visualización.

Los ordenadores de buceo más antiguos, a menudo, no son capaces de implementar completamente los nuevos algoritmos de descompresión; los ordenadores modernos son más potentes y, en muchos casos, más capaces de calcular y proporcionar una interpretación más fiel del algoritmo director. Los sensores modernos pueden detectar incluso ligeros cambios en la presión y registrar cambios en la temperatura del agua, en una décima parte del tiempo que tardan los de los ordenadores de buceo más antiguos. Esta mejora proporciona estimaciones más precisas de la temperatura del agua, la profundidad y la velocidad de ascenso, aunque el diseño físico del ordenador de buceo puede afectar a estas mediciones, y la medición más precisa de la profundidad  puede no tener ningún impacto práctico en la seguridad.

Muchos fabricantes comprueban en fábrica la exactitud de los ordenadores de buceo, por lo que DAN® recomienda a los buceadores que se pongan en contacto con el fabricante de cualquier ordenador de buceo que tenga 10 años o más, o que haya realizado 1.000 inmersiones o más, y que pregunten si se debe comprobar su exactitud. Los años de buceo pueden pasar factura a los ordenadores por el desgaste, la exposición al sol y al agua salada, las caídas y otros descuidos.

A medida que nuestros ordenadores de buceo envejecen, nosotros también lo hacemos. Muchos de los ordenadores de buceo más nuevos tienen pantallas más brillantes, con números más grandes y más intuitivos que los modelos más antiguos, lo cual es una buena razón para añadir un nuevo ordenador de buceo a nuestra lista de deseos.

B-C-D, tan fácil como 1-2-3

Un chaleco cómodo y bien ajustado puede darnos años de servicio fiable. ¿Unas cuantas marcas de rozaduras o uno o dos cierres rotos señalan el fin de su utilidad? No necesariamente. ¿Tiene un chaleco una fecha de caducidad?

Confiamos en nuestro chaleco para asegurarnos una inmersión cómoda y segura; un fallo en el chaleco podría tener consecuencias muy graves cuando más necesitamos controlar nuestra flotabilidad, por lo que debemos controlar el estado del chaleco, así como su antigüedad. En general, podemos hacer una inspección superficial de nuestro chaleco antes y quizás después de usarlo, pero rara vez nos planteamos llevarlos a revisar.

Antes de utilizar tu chaleco, especialmente si lo usas por primera vez en muchos meses, inspecciona el estado del latiguillo de inflado, comprueba que los materiales no se hayan degradado, hinchalo completamente e inspecciona las costuras para ver si hay fugas y si funcionan correctamente las válvulas de descarga; busca cualquier rozadura o desgarro significativo. El inflador y las válvulas de descarga deben revisarse periódicamente, sobre todo a medida que el chaleco envejece. Las inspecciones anuales son una buena práctica, especialmente para los chalecos que llevan cinco años o más en uso.

Aunque los chalecos no tienen una vida útil explícita, es importante supervisar con cuidado y de forma regular su estado, especialmente sus componentes. Si el latiguillo está en buen estado, sin signos de grietas, sin fugas, si el control de la flotabilidad es bueno; si has revisado el mando del inflador y las válvulas de vaciado anualmente, después de los primeros cinco años de uso, entonces deberías seguir teniendo un chaleco fiable. Un buen técnico de mantenimiento te alertará de cualquier fragilidad de las piezas de plástico, juntas tóricas, grietas en los latiguillos o desgaste excesivo. Vigila si hay fugas y grietas, especialmente si tu chaleco tiene más de 10 años. Si la moda o la función no te impulsan a jubilar a tu viejo chaleco, asegúrate de estar atento a cualquier señal de advertencia de que su funcionalidad, y en consecuencia tu seguridad, puede verse comprometida.




Los ordenadores de buceo y los chalecos son caros, lo que puede tentarnos a seguir utilizando los que tenemos, año tras año. Pero no seas complaciente. Utiliza tu propio buen juicio y el de tu técnico de mantenimiento, para determinar cuándo ha llegado el momento de sustituir tu viejo chaleco u ordenador de buceo.




Sobre el autor

Michael es un galardonado periodista y tecnólogo que ha escrito sobre buceo y tecnología del buceo, durante décadas. Acuñó el término "buceo técnico". Su trabajo ha aparecido en revistas como Alert Diver, DIVER, Quest, Scientific American, Scuba Times, Sports Diver, Undercurrent, Undersea Journal, WIRED y X-Ray. Fundó y ejerció como editor en jefe de aquaCORPS, lo que ayudó a convertir la tecnología en la corriente principal del buceo deportivo. También organizó los primeras conferencias Tek, EuroTek y AsiaTek.

Descarga el artículo
Comparte esto

Artículos relacionados